domingo, 20 de febrero de 2011

GiNcAnA

El sonido de "ponganse los cinturones" me despertó, me incorporé en mi asiento y pegué mi cara a la ventana para disfrutar el descenso, habían pasado ya 2 horas y media, y estaba en Reino Unido, ¡no me lo podía creer!, cuando bajé del avión conocí a dos chicas que también se dirigian hacia el centro de Bournemouth, y compartimos el taxi negociando el precio, yo era la que tenía la parada más lejana, y la que en conclusión se quedó la última en el coche, el hombre se dirigió a mi .. (bla bla bla.. it's that your street?) Yes, It's my street thank you!, no me sorprendió haber respondido "yes" me sorprendió entenderle a el un poquito, paró y sacó mis dos maletas.

Lo que el taxista no sabía era que, aunque me dirigía alli a por las llaves, esa, no era mi dirección, pero no me dió tiempo a intentar explicarlo, mi mente era lenta, pensar, traducir, decir, atreverme, el hombre cogió las dos maletas, y a la velocidad de la luz, las subió hasta arriba de las escaleras del comercio (unas dos alturas) y cuando bajó, yo, boquiabierta, solo supe decir.... "thank you..." y se marchó, no me podía creer que me tocase bajar esos 35 kilos por esas escaleras, confiaba que quien me fuera a entregar la llave, pudiera ayudarme.

Asi que, sin más me dirigí hacia esa extraña puerta antigua que estaba allá arriba, "Nethall Hotel", y llamé golpeando a la puerta, despues de darme cuenta de que no había timbre, me abrió un entrañable ancianito de unos 80 años, era el padre de Samantha (la casera), con mi cortito ingles le expliqué que yo era Amparo, y que venía a por las llaves.


** ohhh.. AMPOLO ... I'm waiting for you
** No, No, Ampolo no, Amparo..
(bueno, y para qué insistir, yo solo pensaba en como ingeniarmelas para bajar las maletas)

Y las bajé, no sé cuanto tardé, lo que sí se es que me olvidé del frio, y hasta pasé calor, ya en la calle, puse la de 15 kilos encima de la de 20 kilos, y andando para la dirección de mi casa, no era muy dificil, había solo que andar unas 3 o 4 calles, y allí estaba, el número de piso era un "Basement" primera palabra de utilidad que aprendí, y es que Basement, no es sólo Planta baja, sino, una planta mas abajo, yo ya había oído de las costumbres de los ingleses de tener los contenedores de basura en las puertas de las casas, y me los imaginaba tal como estaban, lo que no sabía antes de salir de España, es que los "Basements" (los pisos menos 1 altura) quedaban justito en el nivel de bajo de los contenedores, si, lo que veía era real, la ventana de mi habitacion estaba totalmente tapada por ellos, un "divino" paisaje, y "maravillosa" entrada de luz ;-) y ¡aun así sonreí y toqué al timbre!

Abrió la puerta Will, mi futuro compañero de piso, un chico aparentemente joven, enorme, nunca había visto una imagen tan parecida a Hommer Simpson, tenía pinta de buena gente, a él le tuve que agradecer el favor de bajarme al "subsuelo" las dos maletas y... meterlas en la "mini" habitación que desde España, me reservé, no tardó en preguntarme si tenía portatil y me ofreció su contraseña de conexión a internet, le pregunté si le debía pagar algo, me dijo que ni se me ocurriera, que no hacía falta, ((¡ pero bueno !)) pense.. ((¿este es un inglés normal?, ¡Que amable!)) me quedé sorprendidísima, no sabía que luego, solo se iba a dedicar a entrar y salir de casa ya que tenía 2 trabajos, pero estaba en ese momento desviando mi atención, ¡me estaba sorprendiendo por una cosa insignificante! lo que en ese momento me debía sorprender era..

"Amparo, estas hablando ingles, mal, pero lo estas hablando, y el primer dia que llegas"

Deshice las maletas, organicé toda la ropa, y cuando estaba empezando a pensar que me apetecía descansar, me dí cuenta que no tenía sabanas, cojines, y, que me hacían falta adaptadores para los enchufes (portatil, cargadores, para todo), así que, me tocó olvidarme de lo cansada que estaba, y que era el primer día, y me propuse salir a "investigar" la ciudad...


sábado, 19 de febrero de 2011

3..2..1.. Despegando... ;-)

¡Dos semanas! ¡Dos semanas que pasaron igual de rapido que un pestañeo! Cuando me dí cuenta, faltaban 3 días y no tenía preparadas las maletas, estaba totalmente convencida que con la maleta de 20 kg que contraté y 10 kg de equipaje de mano tendría mas que suficiente.. "Estaba" convencida....

La ultima semana estuve despidiendome de los círculos más cercanos no me dió a tiempo a mucho mas, cada día con un grupito, realmente lo pase genial..

¿Mi casa? ¡Patas arriba! toda mi ropa repartida encima de mi cama y en la rinconera del salon, no me hubiera imaginado tanta, y de tan poca utilidad, ¿que porcentaje de ropa de toda la que tenía delante me ponia habitualmente? ¿Un 5%? .. me dí cuenta.. que de alguna manera tenía que simplificar, y no estaba pensando solo en la maleta..

Estuve unas 4 horas montando la maleta, de ropa supuse que no me haría falta mucha, en inglaterra habían tiendas .... ¡Un parentesis! BASCULA .... la maleta pasaba con creces los 20 kilos.. no me lo podía creer, por mucho que quitase, habían cosas imprescindibles, asi que sin pensarlo dos veces, fuí a preguntar en la misma ventanilla de Ryanair de la terminal del Aeropuerto de Manises, me explicaron como contratar una segunda maleta de 15 kilos, y así hice, para ser la ultima noche antes del vuelo, fué muy justo todo, pero con suerte, ¡Lo pude solucionar! Con las maletas preparadas y mi ración de nervios internos a puntito de caramelo me fuí a dormir.

Me desperté por la mañana exageradamente tranquila, como si fuera un dia normal, la casa seguía patas arriba, despues de todo, teniendo tan pocos días para organizarme mentalmente y organizar mis cosas, decidí, que iba a llamar a alguien para que cuando ya no estuviera me organizara todo, para mí lo mas importante era el nuevo capitulo que iba a empezar.

Salí de mi casa con las dos maletas, 35 kilos en total que tenía que llevar al aeropuerto, y que en mi destino tendría que llevar hasta la habitacion, donde quisiera que estuviera, llevaba un plano de la ciudad en la mochila del portatil, con la direccion donde tenía que recoger la llave anotada, que no era la misma, que la de la casa, en el ultimo momento la casera me envió un mail de que justo ese día ella no podría atenderme y que.. dejaba la llave en un comercio de confianza.. eso ponía más emoción a la Gincana que tenía que hacer cuando llegara a mi nuevo país, dejando a parte, que no tenía ni idea, de cómo de dormido tendría el ingles en mi cabeza, y si me podría comunicar sin problemas ..

Y llegué al aeropuerto de manises acompañada por mi Madre, fué muy sencillo, pasé el control de seguridad y desde dentro de la cinta de separación nos dimos un abrazo intenso, :-) ¡Cargado de energía!

En el avión seguía estando muy tranquila, pero, no fué lo mismo que al levantarme, como antes he comentado que me sentía "demasiado" tranquila, en el avión empecé a pensar que quizás esa tranquilidad era normal, quizás el nervio del día anterior era sólo por que yo pensaba que debía estar nerviosa, pero despegando en el avión, cada vez me sentía más segura y más contenta, estaba realizando lo que siempre tenía en mi mente. Ya solo por eso, aunque la experiencia acabase ahí, ¡Estaba plenamente satisfecha!

viernes, 18 de febrero de 2011

El "Click" Decisivo!


Es algo que siempre he contado como un chiste, como una posibilidad remota, en conversaciones de grupo no dejaba de bromear con "si tuviera una oportunidad de pasar un año fuera".. Siempre lo decía metida en mi pequeña carcel de ataduras, desde hace ya diez años una casa, un coche una estabilidad en el trabajo que no puedes.. o no quieres perder.. En resumen existían muchos lazos invisibles que me limitaban mucho en cumplir este gran reto.

Ya había estado en el extranjero viajando en muchas ocasiones, incluso un mes cerca de Dublin, en Irlanda, pero lo que yo deseaba era una larga experiencia, habituarme en otra rutina de vida, con otro tipo de gente, y aprender ingles, bueno, ¡mejorarlo lo maximo que se pudiera claro! Lo del inglés es algo que voy a luchar por conseguir, y que considero muy importante ya no solo para trabajar, sino para continuar viajando por todos los rincones que me faltan descubrir, pero, hay algo dentro de todo eso mucho mas fuerte que la básica idea de aprender un idioma, y eso lo estoy descubriendo poco a poco viviendo aqui, la escusa del idioma disfraza el reto personal.. y la vivencia de una experiencia única y diferente para cada uno de los que se deciden a hacerlo.. Aunque coincida en el lugar y en el tiempo.

Y por fín encontré el "momento", ese parentesis amenazaba con llegar, ya que aunque estuve 12 años trabajando sin ninguno, la inevitable crisis fué persiguiendo mis cambios, lamentablemente cuando había conseguido estabilidad en la central de una Entidad Bancaria Valenciana, la crisis que primero arrasó la construcción de donde huí, llegó a la banca, y llegó lo inevitable para todos los que no llevabamos mas de dos años alli.. yo me fuí con mi regalito, mi carta de recomendacion bajo el brazo, y el primer paréntesis de mi vida! De cara a todo el mundo podria verse como algo triste, pero en contra de todo eso una sensacion de felicidad incontrolable empezaba a hacerse evidente en mí.

En ese momento fué cuando empecé a mirar vuelos, hacia un gran pueblo o pequeña ciudad que me había recomendado una conocida de mi amiga Esther de Cheste, Bournemouth, despues de haberme vuelto loca buscando otras posibilidades, Bournemouth era la mezcla perfecta, esta conocida ya no vivía allí, pero me dió el numero de algunas Caseras que alquilaban habitaciones.

Uno de los días que baje al cibercafé que tenia bajo de mi casa (en las semanas en que el vecino amable que no ponía contraseña a su módem inhalámbrico le dió por ponerla) ví un vuelo que ponia "comprame soy el mas barato" .... sin haber llamado a ninguna casera, con mi amiga Paqui en el ordenador de al lado, le dí a "CLICK" ... y ese click desencadenó uno de los cambios más satisfactorios de mi vida hasta el momento!

Que facil suena leyendolo asi ¿verdad? al día siguiente, abrí el archivo pdf del billete, lo miré bien y... dije AH!! PERO SI ME VOY EN DOS SEMANAS!!!!!!!!!!!

Os podreis imaginar el ritmo con el que fuí esos dias, ¿que me llevo?, ¿cuantos kilos? ¿Qué papeles?, y... por si acaso viajo desde alli.... el pasaporte.... y lo mas importante para mi, ya que iba sola, a un país desconocido, quería asegurarme donde dormir, tuve muchísima suerte ya que, una de las caseras de las que tenía el numero, tenía una habitación disponible, era de fiar por que.. IMPORTANTE, no me pidió nada por adelantado (existen muchos timos de esta manera) y... ya me quedé muchisimo mas tranquila, al salir del avión podía decirle al taxista a dónde me debía llevar...