domingo, 20 de febrero de 2011

GiNcAnA

El sonido de "ponganse los cinturones" me despertó, me incorporé en mi asiento y pegué mi cara a la ventana para disfrutar el descenso, habían pasado ya 2 horas y media, y estaba en Reino Unido, ¡no me lo podía creer!, cuando bajé del avión conocí a dos chicas que también se dirigian hacia el centro de Bournemouth, y compartimos el taxi negociando el precio, yo era la que tenía la parada más lejana, y la que en conclusión se quedó la última en el coche, el hombre se dirigió a mi .. (bla bla bla.. it's that your street?) Yes, It's my street thank you!, no me sorprendió haber respondido "yes" me sorprendió entenderle a el un poquito, paró y sacó mis dos maletas.

Lo que el taxista no sabía era que, aunque me dirigía alli a por las llaves, esa, no era mi dirección, pero no me dió tiempo a intentar explicarlo, mi mente era lenta, pensar, traducir, decir, atreverme, el hombre cogió las dos maletas, y a la velocidad de la luz, las subió hasta arriba de las escaleras del comercio (unas dos alturas) y cuando bajó, yo, boquiabierta, solo supe decir.... "thank you..." y se marchó, no me podía creer que me tocase bajar esos 35 kilos por esas escaleras, confiaba que quien me fuera a entregar la llave, pudiera ayudarme.

Asi que, sin más me dirigí hacia esa extraña puerta antigua que estaba allá arriba, "Nethall Hotel", y llamé golpeando a la puerta, despues de darme cuenta de que no había timbre, me abrió un entrañable ancianito de unos 80 años, era el padre de Samantha (la casera), con mi cortito ingles le expliqué que yo era Amparo, y que venía a por las llaves.


** ohhh.. AMPOLO ... I'm waiting for you
** No, No, Ampolo no, Amparo..
(bueno, y para qué insistir, yo solo pensaba en como ingeniarmelas para bajar las maletas)

Y las bajé, no sé cuanto tardé, lo que sí se es que me olvidé del frio, y hasta pasé calor, ya en la calle, puse la de 15 kilos encima de la de 20 kilos, y andando para la dirección de mi casa, no era muy dificil, había solo que andar unas 3 o 4 calles, y allí estaba, el número de piso era un "Basement" primera palabra de utilidad que aprendí, y es que Basement, no es sólo Planta baja, sino, una planta mas abajo, yo ya había oído de las costumbres de los ingleses de tener los contenedores de basura en las puertas de las casas, y me los imaginaba tal como estaban, lo que no sabía antes de salir de España, es que los "Basements" (los pisos menos 1 altura) quedaban justito en el nivel de bajo de los contenedores, si, lo que veía era real, la ventana de mi habitacion estaba totalmente tapada por ellos, un "divino" paisaje, y "maravillosa" entrada de luz ;-) y ¡aun así sonreí y toqué al timbre!

Abrió la puerta Will, mi futuro compañero de piso, un chico aparentemente joven, enorme, nunca había visto una imagen tan parecida a Hommer Simpson, tenía pinta de buena gente, a él le tuve que agradecer el favor de bajarme al "subsuelo" las dos maletas y... meterlas en la "mini" habitación que desde España, me reservé, no tardó en preguntarme si tenía portatil y me ofreció su contraseña de conexión a internet, le pregunté si le debía pagar algo, me dijo que ni se me ocurriera, que no hacía falta, ((¡ pero bueno !)) pense.. ((¿este es un inglés normal?, ¡Que amable!)) me quedé sorprendidísima, no sabía que luego, solo se iba a dedicar a entrar y salir de casa ya que tenía 2 trabajos, pero estaba en ese momento desviando mi atención, ¡me estaba sorprendiendo por una cosa insignificante! lo que en ese momento me debía sorprender era..

"Amparo, estas hablando ingles, mal, pero lo estas hablando, y el primer dia que llegas"

Deshice las maletas, organicé toda la ropa, y cuando estaba empezando a pensar que me apetecía descansar, me dí cuenta que no tenía sabanas, cojines, y, que me hacían falta adaptadores para los enchufes (portatil, cargadores, para todo), así que, me tocó olvidarme de lo cansada que estaba, y que era el primer día, y me propuse salir a "investigar" la ciudad...


2 comentarios:

  1. Lo de las escaleras y la maleta no sabía, ja,ja. Me las imagino iguales a las de la pensión de Bilbao

    ResponderEliminar
  2. Sory pues.. parecidas! casi me mato! pero, es lo que tiene no tener reflejos rapidos y pillar a un taxista veloz!

    ResponderEliminar