martes, 1 de marzo de 2011

Andando, AnDaNdô

Hacía un frio que "pelaba" y sin embargo, la calle estaba llena de gente que iba y venía, cruzaban por delante mío, entraban, salían, las calles del centro estaban todas adoquinadas, y todos los edificios, tanto comerciales como de viviendas eran los típicos ingleses con las tejas en su ultimo piso, como es común en Reino Unido, por el centro de la ciudad, pasaban jardines enormes, verdes y frondosos, que hacían que el oxígeno, aunque helado, entrase directo a los pulmones, sinceramente, hacía mucho tiempo que no tenía esa sensacion, no había dado ni 20 pasos por las calles cercanas y ya sabía que me gustaba.


Andé por las calles que me parecían principales, recordando muy bien por donde estaba yendo, y, al contrario de lo que estoy acostumbrada, llevaba un pequeño mapa en la mano, para camuflar mi sentido de la desorientacion. Mi plan me salió bien, quería probarme, quería comprobar como era yo de capaz de desenvolverme y, no busqué por internet cual era la calle comercial donde estaban las tiendas, decidí que iba a elegir a la gente que más confianza me diera para preguntarles y que me guiaran, elegí primero a una mujer policía, y luego a dos chicas que andaban por la calle, me hablaron muy rapido, pero no les hice repetir, me quedé con los "conceptos generales" .. eso hizo que mi paseo se alargara un poco mas, y así, de paso, pude conocer un poco el centro, en ese momento no sabía, las miles de veces que iba a cruzar por esa "Square". Y por fín volví a casa con almohadas, edredón, sabanas.. y.. ese día, logré dormir.


Durante la primera semana me había planificado un "periodo de reconocimiento" y relajacion, de acostumbrarme a donde estaba empezando a vivir, asi que decidí que, como la segunda semana iba a buscar trabajos mas realistas (como me consideraba un bajísimo nivel de ingles, trabajos realistas en hoteles o por que no fregando platos.. lo que hiciera falta para empezar), pues la primera, tenté a la suerte llevandolo todo por lo alto, volví a pasearme por las calles del centro, con un montón de Currículums, y entregué en cafeterias, hornos, comercios y tiendas, donde yo sabía que no habrian posibilidades, y menos para una persona que hablaba como un "indio" y que a veces tenía problemas para entender, pero, como una vez decidí, nunca hay que descartar posibilidades difíciles, sólo entregue unos cuantos y, tal como había planificado, me relajé, dejé mi carpeta en casa, y volví a salir.


Subiendo desde mi casa (underground) al nivel del suelo, me llegó un olor familiar, y un magnetismo especial, cual fué mi sorpresa cuando al girarme hacia la izquierda, ví desde la puerta del edificio, EL MAR, sabía que lo tenia cerca.. pero.. ¿tanto? solo tenía que cruzar una calle, y allí estaba, esperandome, en cuanto lo ví no pude evitar andar directa hacia el, al estar la ciudad dividida por un enorme acantilado hay que bajar un camino en zig-zag para llegar al nivel del mar, cuanto más bajaba, más aire hacía, y más frio, me encantaba esa sensacion, me senté en el primer banquito que había en una "especie" de mirador, y me quedé un buen rato escuchando el mar hipnotizada, todo el mundo que pasaba delante mío veía mi sonrisa y me la devolvía dandome los buenos dias, todavía no me había cruzado con ninguna persona hostil, estaba recibiendo lo mismo que transmitía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario